Blog

El papa Francisco habla de la despoblación en Bulgaria

El papa Francisco expresó ayer su preocupación por la despoblación de Bulgaria  y pidió que el país actúe para erradicar la emigración masiva de su juventud y combata el “invierno demográfico” que atraviesa.

De visita en este país, que es una de las puertas de entrada a la Unión Europea (UE) para los migrantes, el sumo pontífice también pidió a los búlgaros que no se cierren “a quien llama a (sus) puertas”, y sugirió que el desarrollo económico y civil del país pasaba por un ‘encuentro’ entre culturas y religiones diferentes.

El papa llegó por la mañana a Sofía, para un viaje de tres días en Bulgaria y Macedonia, dos países de mayoría ortodoxa, donde hay menos de 1% de católicos entre sus pobladores.
Bulgaria perdió “más de dos millones de connacionales” en estas últimas décadas, advirtió Francisco, ante las autoridades políticas y civiles del país, describiendo “la despoblación y el abandono de tantos pueblos”.

Según Naciones Unidas, Bulgaria es el país que pierde más rápidamente población en el mundo, debido a la emigración, una natalidad baja y una mortalidad superior a la media europea, un fenómeno que afecta a numerosos países de los Balcanes y de Europa central. La población búlgara, hoy en día de siete millones de habitantes frente los nueve millones tras la caída del comunismo, podría pasar a 5,4 millones en 2050.
Para luchar contra la disminución de la natalidad, calificada de “invierno demográfico”, el papa pidió más esfuerzos para ayudar a los jóvenes a construir su futuro.

Infatigable defensor de los refugiados, el pontífice argentino abordó después el tema de aquellos que huyen “de la guerra y los conflictos o la miseria”, una cuestión muy sensible en Bulgaria. Este país fronterizo con Turquía, el más pobre de la Unión Europea, ha visto transitar un número importante de migrantes durante la crisis migratoria de 2015 y 2016. (I)

Menú